Stand Up Paddle de Hondarribia

Stand Up Paddle de Hondarribia

No había mejor inicio…
26/05/2018 – Hondarribia

En esta ocasión aprovechamos el evento #Vikingoeguna2018 organizado por el club Crossfit Dakkar Hondarribia para participar, y ya de paso “iniciarme” en la prueba de Stand Up Paddle.

Nunca antes me había subido en una de esta tablas y que mejor manera de aprender que directamente en una prueba.

La verdad es que ni siquiera tenia claro el nombre de esta modalidad, pues mientras unos lo llaman SUP, otros le llaman Paddle surf, stand-up, paddle surfing… un lio.

Ya por supuesto ni quise entrar, en que tipo de tablas existentes y los tipos de modalidades que hay dentro de este deporte. Bastante tenía con subirme a una de ellas y no caerme demasiado.

En cualquier caso, y atrevido que es uno, me presento en Hondarribia, por otra parte en un día “de perros”. Diluviaba y los truenos y relampagos no andaban muy lejos de la playa de Butrón que era el punto de inicio de la prueba.

Si siquiera sabia que existía esta pequeña playita, que por otra parte me resultó muy agradable.

 

Mi amigo Santi, me gestionó el alquiler de la tabla y ya listo para debutar. Dos pruebas, una de 5000 metros para amateurs y categorias sub 16 y otra prueba Open de 10.000 metros. La verdad es que me parecieron muchos metros para iniciarme pero es lo que había.

A falta de 10 minutos para la salida a las 11:30 horas, me decido por probar a subirme en la tabla. Al menos me mantenía en pie, pero avanzar a avanzar, lo hacía a duras penas. Y mientras trataba de hacerme a ello, con alguna caída al agua incluso, dan aviso que queda un minuto para la salida.

Miro hacia la playa y ya todo el mundo preparado en línea de salida. Joder! Si yo estaba en el medio de todos ellos. Trato de acercarme a la línea mientras todos veían que seguramente ganar, no iba a ganar la carrera. Como pude me coloqué “in extremis” y sonó la bocina.

En pocos segundos ya me coloco último y a la aventura.

El agua estaba tranquila y eso al menos me ayudó a mantenerme de pie mientras le iba cogiendo un poco el truco.

Un voluntario me aconseja mejorar mi postura y posición en la tabla y gracias ello, comienzo a ir algo mejor. Poco a poco incluso voy alcanzado a los últimos en el primer tramo en línea recta del recorrido.

Ya iba algo mas confiado, aunque al llegar al espigón, la cosa se complicó un poco. No mucha, pero algo de ola había, lo suficiente para desestabilizarme a lo que su sumo eso de “torcer”. No había manera, yo seguía recto mientras el resto apuraban el espigón para dirigirse a la playa. Nuevamente me corrigen y me aconsejan echar un pie atrás de la tabla. Ya tenia bastante yo con ir de pie, con las patas como palos, como para andar moviéndome por la tabla. Tiro de brazos y si bien mi curva no fue para nada cerrada, al menos conseguí enderezar el rumbo. Eso si, volvía a estar solo tras esta maniobra.

Había que dirigirse a la playa salir a la arena y tras bordear una bandera volver al agua. En este tramo volvía a alcanzar a los últimos, e incluso adelantar a alguno, pero en cuanto había que bordear alguna boya en el agua, mi maniobra volvía a dejarme solo.

Pero la cosa, es que estaba disfrutando. Suponía un nuevo reto para mi y mas o menos ahí estaba haciendo metros como podía.

El agua no estaba fría, pues la probé en la única caída que tuve durante la prueba. Y así tras 40-45 minutos aproximadamente logré llegar de vuelta a la playa de Butrón.

Me gustó volver a vivir la tensión de las carreras, aunque en esta ocasión fuera una prueba muy popular. Llevaba tiempo por diferentes motivos sin sentir esa sensación y me mejor manera que retomar en algo totalmente nuevo para mi. Nueva experiencia.

Como no agradecer a la organización que se esfuerce en hacer estas pruebas, ademas a un coste tan económico. Todo funcionó perfectamente y tan solo la climatología desdibujo un tanto el día.

Presentación del evento los días previos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *