Irati Extrem

Irati Extrem

Edición épica
16/6/2018 • Otsagabia (Navarra)

Sus datos 128 kilómetros • 8 puertos • 3600 metros de desnivel • 1390 Coeficiente de dureza (C.D.E.) lo dicen casi todo, pero para esta edición 12ª, había mas, mucho mas.

Anotada en mi calendario personal desde hacia ya varios años, llego la hora. Acudí con mucho respeto a esta prueba que desde luego no es para cualquiera.

Algunos de los comentarios de participantes de esta edición:

En el 2013 cuando la terminé me quedé tan enamorada que dije que volvería y he vuelto,pero con distintas condiciones!!�la climatología ha sido muy dura y no he podido terminar pero me sigue enamorando… Blanca Garcia

Ha sido a la par un sufrimiento y un placer, volveré sin duda con más ganas la próxima edición.. Xavi Arterv

Pero vamos a los detalles.

Sobre el papel, un recorrido que todos califican como simplemente espectacular. Yo que muy “cuco” había mirado la previsión metereológica en … Otsagabia, buen tiempo.

Así que mi única duda era ver como llegaría a afrontar la prueba en el plano físico. En la salida el ambiente era 100% cicloturista. 1500 participantes que habían conseguido el record de participación en esta edición.

Homenaje a Javier Eseverri Barace, jugador de élite del fútbol sala que se retiraba este año tras militar en el equipo navarro del Xota, al que personalmente conocí en el Mundial de Futbol Sala en Brasil en aquellos tiempos en los que yo formaba parte del cuerpo técnico como analista deportivo.

Sol radiante y todos con muchas ganas de devorar kilómetros.

Llano, poco. Mas bien nada.

Primeras tres cumbres que todos hacemos sin despeinarnos casi.

PUERTO VERTIENTE KMS ALT. DES. % COE.
Jaurrieta Jaurrieta 6,7 990 260 3,9 45
Erremendia Puente sobre Zatoia 2,8 1025 108 3,7 14
Abaurreagaina Abaurrea 5,0 1030 90 3,5 12

A media que nos íbamos acercando a la frontera con Francia y la vertiente norte de los Pirineos, ya podíamos ir apreciando que “…por allí…” la cosa no pinta bien, en la dureza del recorrido pero sobre todo en lo climatológico.

Mi estrategia personal, supongo que la de todos, era llegar al puerto de Errozate mas fresco que una lechuga, pues este puerto tenia su “aquel”.

Pero antes debiamos pasar el por famoso “Muro” y ascender Azpegi, corto pero ya bastante exigente.

PUERTO VERTIENTE KMS ALT. DES. % COE.
Jaurrieta Jaurrieta 6,7 990 260 3,9 45
Erremendia Puente sobre Zatoia 2,8 1025 108 3,7 14
Abaurreagaina Abaurrea 5,0 1030 90 3,5 12
Azpegi Fábrica de armas 2,8 1050 270 6,7 65

Ni me acordaba del “muro” hasta que llegué a el y recordé algunas de las fotos que había visto en Internet.

Creo recordar que para entonces ya estaba lloviendo.

De cualquier manera la cosa seguía bien, solo habíamos recorrido unos 35 km y ademas teníamos avituallamiento en el 36 km. Tan solo era un aperitivo.Continuamos y ya subir Azpegi fue otra cosa, corto pero mas duro. Aun así quien mas quien menos todos llegamos hasta aquí. Pero afrontamos el primero de los duros descensos. Por lo general carreteras comarcales estrechas con fuerte desnivel y con un tiempo que no acompañaba. En muchos momentos peligrosos aunque lo peor faltaba por llegar.

Yo comencé, supongo que alguno mas también, con la pelea de quitar y ponerme el chubasquero. No quería cocerme en las subidas pero tampoco pasar frió en las bajadas. Esto duro el resto de la prueba para mi. Al menos yo lo llevaba. Mas de uno, ante el sol radiante de Otsagabia, optó por no llevar nada de ropa de abrigo y en muchos casos fue motivo de abandono mas tarde.

Llegamos al avituallamiento del Kilómetro 50 y otra de mis peleas, era donde coño aparcaba la bici. De verdad que buscar un huequecito era casi imposible con tanta bici.

En mi mente, afrontar Errozate cuanto antes. Primero por quitarme la incertidumbre y segundo por entrar en calor. Para entonces ya había pasado mucho frió en el descenso y casi que cogía a gusto las ascensiones.

PUERTO VERTIENTE KMS ALT. DES. % COE.
Jaurrieta Jaurrieta 6,7 990 260 3,9 45
Erremendia Puente sobre Zatoia 2,8 1025 108 3,7 14
Abaurreagaina Abaurrea 5,0 1030 90 3,5 12
Azpegi Fábrica de armas 2,8 1050 270 6,7 65
Errozate
Source de la Nive 10 1273 967 9,6 315

Comencé la subida con ánimo a pesar del mal tiempo y realmente pocos puertos había subido como este, a excepción del recorrido del triatlon de alta montaña Altriman.

Agradecí a la organización que dieran información sobre el desnivel de cada uno de kilómetros de la ascensión, aunque ver km 10 10%, Km 9 11,5%, Km 8 11%, no animaba mucho. No había tregua ni descanso posible. Los desniveles eran brutales uno tras otro. Ademas el tiempo empeoraba a medida que ascendíamos. Lluvia, mucho viento, frió y niebla, cada mas niebla.

Cada uno hacia lo que podía, y la batalla era totalmente personal.

Por suerte, dentro de la dureza que suponía cada metro, me estaba encontrando cómodo con mi “ritmito”. Unos metros sentado, unos metros de pie, y así sucesivamente.

La llegada a la cima la recuerdo como el inicio del caos. Mucho, mucho viento, niebla que apenas nos dejaba ver unos metros, frió y lluvia. En la cumbre algunos ciclistas parados, alguno con alguna avería del que me compadecí. Ya aquí empezaron los abandonos. La subida había sido dura pero quizás mas sería la bajada. El descenso era peligroso, sin visibilidad, asfalto muy roto y mucho desnivel. Comencé el descenso dejándome las manos intentando frenar al máximo. Aún así, daba la sensación que no frenaba.

No hubiera podido parar del todo en ningún momento si lo hubiera necesitado. Pensé que quizás hubiera hecho bien en poner zapatas nuevas. Me consta que alguno que otro a mi alrededor dijo lo mismo. Las curvas eran de 180º lo que no ayudaba mucho.

Tras las primeras curvas del descenso, noto…. mi rueda! Pinchazo y encima la rueda trasera. Uff! Pensaba que el tubular me iba a librar de ello. Me ahorro los improperios que solté. Ahora era yo quien se compadecía de si mismo.

Intenté cambiar el tubular, pero como siempre algo falló. No podía quitar el obus del tubular nuevo que era corto debido a que tenia las manos mojadas y heladas. Lo necesitaba quitar para poner el alargador de obus al tener ruedas de perfil.

En poco tiempo vi que necesitaría ayuda. Frente a mi pasaban, uno a uno, los ciclistas afrontando el peligroso descenso. Llovía mucho y azotaba el viento fuertemente. Al estar parado comencé a quedarme aun mas helado y comenzaba a tiritar. No quería molestar a ningún otro ciclista que ya tenían bastante con lo suyo. Pero necesitaba ayuda.

Tímidamente a alguno que otro, le pedía ayuda preguntando si tenían algo de herramienta. La mayoría me ponían cara de “lo siento” sin llegar a parar. Me miraban pensando “…que putada…”. Alguno incluso lo dijo hasta en voz alta. Les entendía, no era fácil parar en ese punto y con esas condiciones climatológicas. Alguno lo hizo, aunque tampoco pudo ayudarme.

Decidí que esperaría a alguien de la organización. Cuando llegó el primer Quad, estos tampoco podían ayudarme. Vi entonces que la organización estaba bastante desbordada. Subían y bajaban “apagando fuegos” y caídas que las hubo y de todos los colores, incluyendo una ambulancia en peligro de caer ladera abajo y que pudo retomar la marcha con la ayuda de varias cicloturistas.

Tras 30-40 minutos de espera y tiritando a mas no poder, aparecío otro Quad con dos mienbros de la organización diciendo que eran el servicio técnico. Me ayudarón y se lo agradecí enormemente, aunque he de decir que no era el servicio técnico que esperaba, y que he conocido en otras carreras similares. Apenas tenían herramientas ni repuestos.

Aun así me hicieron el apaño y como pudieron, soltaron el obus. Pude continuar aunque estaba totalmente congelado y no sabia si podría volver a “entrar” en la prueba. A pocos kilómetros tenía el siguiente avituallamiento. No quería parar mucho pues seguía necesitando entrar en calor.

Nada mas bajarme de la bici, noto que no puedo quitar la cala derecha. No! Rabia perdido alguno de los tornillos de la cala y esta bailaba. No podía seguir así. Por un momento pensé que “hasta aquí!!, lo dejo!.

Miro y miro a ver si alguien puede ayudarme y nada. Tras otros 10-15 minutos, llegaron otra vez los miembros de la organización que me habían ayudado antes. Les pongo “carita” y les pido que al menos me sujeten como puedan los tornillos que me quedaban. Me dicen si prefiero abandonar que hay una furgoneta de la Cruz Roja. A pesar de estar helado y rabioso con tanto retraso, ya me estaba quedando en los últimos grupos de ciclistas, decido continuar si me arreglaban esta nueva avería.

Lo hacen y continuo. Tenía tanto frió que a pesar del desnivel, veo otro “comienza puerto”, y apreto todo lo que puedo. Poco a poco voy entrando en calor aunque seguía empapado a pesar del chubasquero. Adelantaba a muchos ciclistas y eso al menos me animaba algo.

Hasta entonces, no habia podido disfruitar nada del pasiaje, en especial por que no se veía nada con tanta niebla.

Pero seguía a buen ritmo alcanzando nuevos grupos. Tocaba el siguiente puerto algo mas asequible.

PUERTO VERTIENTE KMS ALT. DES. % COE.
Jaurrieta Jaurrieta 6,7 990 260 3,9 45
Erremendia Puente sobre Zatoia 2,8 1025 108 3,7 14
Abaurreagaina Abaurrea 5,0 1030 90 3,5 12
Azpegi Fábrica de armas 2,8 1050 270 6,7 65
Errozate
Source de la Nive 10 1273 967 9,6 315
Surzai Lepoa
Muga 25 7,5 1140 290 4,5 64

Pero antes de empezar en un pequeño llano, noto que la rueda va dando “golpes”. Me bajo y veo que una parte del tubular no esta bien adehrido a la rueda y estaba como algo mas hinchado. Era normal al haberpuesto el tubular sin cola, sin haber podido lijar la base y ademas todo empapado.

Deshincho e hincho la rueda nuevamente, aunque la cosa poco cambia. Harto de tanta averia, decido seguir asi y que fuera lo que fuera.

En la subida, carreteras nuevamente estrechas aunque con un asfalto algo mejor. Veo que una furgoneta, no se si de la organización o no, pienso que si tica ligeramente a un ciclista que va en mi grupo y este cae a la cuneta.

La sensación seguía siendo de caos. Era como que pasaban muchas cosas y en todos los sitios y esta situación estaba desbordando a la organización.

Continuo llegando a cima con ganas de llegar a las faldas del famoso Larrau. Pero aun me quedaba la subida a Bargargi.

PUERTO VERTIENTE KMS ALT. DES. % COE.
Jaurrieta Jaurrieta 6,7 990 260 3,9 45
Erremendia Puente sobre Zatoia 2,8 1025 108 3,7 14
Abaurreagaina Abaurrea 5,0 1030 90 3,5 12
Azpegi Fábrica de armas 2,8 1050 270 6,7 65
Errozate
Source de la Nive 10 1273 967 9,6 315
Surzai Lepoa
Muga 25 7,5 1140 290 4,5 64
Bagargi
Muga 25 6 1327 317 6,6 50

Con todo lo acontecido, los kilómetros acumulados, etc, subir Bagargi costo lo suyo. Aun así, iba mentalmente lanzado a Larrau, motivado y adelantando mas y mas ciclistas.

Llego finalmente a Larrau, y me sorprende que hubiera muchos ciclistas parados. Caigo en la cuenta que había cronoescalada, único tramo cronometrado, y muchos se lo tomaban en serio, descanso bien antes de afrontar la fuerte subida. A mi no me motivaba para nada e inicio el ascenso sin detenerme.

PUERTO VERTIENTE KMS ALT. DES. % COE.
Jaurrieta Jaurrieta 6,7 990 260 3,9 45
Erremendia Puente sobre Zatoia 2,8 1025 108 3,7 14
Abaurreagaina Abaurrea 5,0 1030 90 3,5 12
Azpegi Fábrica de armas 2,8 1050 270 6,7 65
Errozate
Source de la Nive 10 1273 967 9,6 315
Surzai Lepoa
Muga 25 7,5 1140 290 4,5 64
Bagargi
Muga 25 6 1327 317 6,6 50
Larrau
Bagargi 15 1585 1085 7,2 380

El desnivel, similar en sus primeras rampas a Errozate y la batalla la misma, cada uno contra el mismo. Muy exigente y largo. Notaba las piernas ya mas castigadas, aunque mi estrategia de alternar postura cada pocos metros, me permitía seguir a un ritmo mas que aceptable. Ya para entonces muchos ciclistas estaban bajados de la bicicleta recuperando fuerzas o incluso andando con ella buscando hacer algunos metros mas.

Los desniveles seguían en la misma tónica (10%, 11,%, 9,5%,…). Cuando veías que algún kilómetros baja de 9% te alegrabas y casi te parecía poco.

Antes de coronar un tramo con un desnivel bastante menor que te permitía coger fuerza para los dos últimos que volvían a endurecerse mucho. Ya en la cima, con todo casi hecho, disfruto del avituallamientos, en especial de los cacahuetes salados que había comido en todos los avituallamientos. Para afrontar el descenso, y dado que seguía la niebla, el viento y la lluvia, pido una bolsa de basura a la organización, y tras hacerle los agujeros pertinentes me la enfundo bajo el chubasquero. Recuerdo que esto ya lo había probado en pruebas de ultratrail como la Transgrancanaria. En aquella ocasión me salvo la vida.

Tras los dos primeros kilómetros del descenso atravesábamos un túnel y huala! Ya en la cara sur de los pirineos un solazo enorme a falta de unos de 10 kilómetros de Otsagabia.

Con el ánimo al 100% hago el descenso en compañía hasta meta.

Ademas de la dureza de la prueba habitamos tenido que lidiar con las inclemencias del tiempo y eso hizo que me supiera mejor el haberla podido completar. De los 1500 participantes, tan solo 1000 y poco completaron la crono a Larrau, por lo que deduzco que hubo bastante abandono. Desde luego, una nueva edición épica se ha añadido a la lista de la Irati Extrem.

Agradable también el reencuentro con dos grandes del trail Samuel Arroyo y Lídia Gomez a los que tuve el placer de entrenar durante unos años.

Tan solo la pena de no haber podido disfrutar del paisaje que todos califican de espectacular. Gracias a la organización por organizar, no sin esfuerzo, esta prueba año tras año.

Seguimos disfrutando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *